lunes, 26 de noviembre de 2012

SOPA DE AJO con jamón ibérico y queso manchego


Esta sopa castellana altamente reconstituyente es de esas delicias que siempre había tomado en días muy fríos pero divertidos, de esos de escapadita a Segovia y alrededores... 


Pero lo cierto, es que estaba deseando prepararla en casa y el otro día  Señorío de Montanera, sociedad dedicada a la producción de productos de cerdo ibérico puros alimentados con bellota, me envió su maravilloso jamón tan ibérico, tan de bellota, tan ricoooo y a la vez, mi querida y manchega vecina, María, volvió de su pueblo trayéndome un queso y un vinito que hummmm!, así que me dije: esta es la tuya!!!



Ingredientes (para 3):

- 1 l de caldo de ave
- 10 dientes de ajo
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- Unas hebras de azafrán (The Saffron Company)


- 3 huevos
- 6 rebanaditas de pan del día anterior
- 75 g de Jamón ibérico Señorío de Montanera
- 100 g de queso manchego semi-curado


- Sal
- Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

1. En una cazuela con un chorro de aceite de oliva, echamos los ajos pelados y fileteados. Los hacemos a fuego lento hasta que empiecen a tomar color. Apartamos del fuego y añadimos el pimentón y unas hebras de azafrán. Mezclamos.

2. Vertemos el caldo y llevamos a ebullición. Corregimos la sal e incorporamos los huevos, que cocemos a fuego lento unos 5 minutos.


3. Tostamos el pan, rallamos el queso y servimos la sopa calentita, con un huevo por persona, dos rebanaditas de pan, el jamón ibérico y el queso rallado.

Y A DISFRUTARLA que como bien decía el dramaturgo español Ricardo de la Vega:

Siete virtudes
tienen las sopas
quitan el hambre,
y dan sed poca.
Hacen dormir
y digerir.
Nunca enfadan
y siempre agradan.
Y crían la cara
colorada.