sábado, 3 de octubre de 2015

PATATAS A LO POBRE


El otro día, al ver los movimientos de la tarjeta del mes de Septiembre con la rentrée y la vuelta al cole, casi me da un patatús... y al sentirme pobre, pero pobre-pobre, me acordé de estas maravillosas patatas, que más que pobres son de FIESTA, el acompañamiento perfecto para lo que queráis, un huevito poché (o frito, of course!), unos filetitos de lomo...



INGREDIENTES (el plato de la foto, para 2):

- 2 patatas grandes
- Media cebolla
- 1 pimiento verde
- 4 dientes de ajo
- Perejil
- Aceite de oliva virgen extra
- Sal

ELABORACIÓN:

1. Cortamos las patatas a la panadera (ni gorditas ni finitas) y las pochamos en una sartén, con abundante aceite de oliva virgen extra, a fuego lento con la cebolla y el pimiento mal cortados y los dientes de ajo enteros con la piel.

2. Una vez bien tiernas y confitadas (lo mejor, es hacerlas a fuego lento y al final subir el fuego para dorarlas), las escurrimos bien, sazonamos y espolvoreamos el perejil picado por encima.


QUIERO que sepas
una cosa.

Tú sabes cómo es esto:
si miro
la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco
junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan.

Ahora bien,
si poco a poco dejas de quererme
dejaré de quererte poco a poco.

Si de pronto
me olvidas
no me busques,
que ya te habré olvidado.

Si consideras largo y loco
el viento de banderas
que pasa por mi vida
y te decides
a dejarme a la orilla
del corazón en que tengo raíces,
piensa
que en ese día,
a esa hora
levantaré los brazos
y saldrán mis raíces
a buscar otra tierra.

Pero
si cada día,
cada hora
sientes que a mí estás destinada
con dulzura implacable.
Si cada día sube
una flor a tus labios a buscarme,
ay amor mío, ay mía,
en mí todo ese fuego se repite,
en mí nada se apaga ni se olvida,
mi amor se nutre de tu amor, amada,
y mientras vivas estará en tus brazos
sin salir de los míos.

 - Si tú me olvidas, Pablo Neruda - 

9 comentarios:

  1. Otra que me llevo :es que los fines de semana se me despierta ese instinto de apoderarme de todas las recetillas que vais colgando.-Mujeres sabias, que me solucionais la vida jajaja.

    BESOS:)

    ResponderEliminar
  2. Qué buenas están! y la foto de dónde es?
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/10/sobre-el-te-y-algo-mas.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. No te sientas pobre, yo diría que más bien eres muy rica, riquísima y sobre todo afortunada. No tienes más que mirar a tu alrededor y ver la familia que tienes y poder tener todas tus necesidades cubiertas. Pobre es otra cosa. Mientras tengas para estas deliciosas patatas ¿ qué más puedes pedir?. Deliciosas, ricas, bien hechas, seguro que tu familia te aplaudió y tú te se sentiste dichosa. ¿ Cierto ? ¡ jajajajaj ! Un beso cariño y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Qué ricas que están. Aquí son raras las celebraciones en un restaurante en las que el plato fuerte no lleve un acompañamiento de patatas a lo pobre, tanto si es carne como si es de pescado...y es que están deliciosas!
    Besis

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Que ricas, me encantan!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj suele pasar estos meses son los de mas gastos y espérate a las navidades. Pero que ricas están las patatas a lo pobre, estupenda receta

    Un abrazo

    ResponderEliminar